21/8/08

Para los amantes de las rutas

Desfile(mos)

En realidad solo quería viajar, aunque sea unos kilómetros, y por ello emprendí un corto viaje, al menos de 30 minutos mirando por la ventana de una "traffic", tal vez algunas horas de más.
El día, frío, gris, con un viento que golpea nuestros rostros...yo contra la ventanilla trataba de interactuar lo menos posible con las personas que me rodeaban, no deseaba intercambiar palabras, al menos con esas personalidades...y mucho menos cuando una estúpida daba opiniones (de mierda) sobre política...la verdad, lo que más me molestaba de ella era su voz, su timbre, su tono, una voz asquerosa que atormentaba mis oídos. ¡Quería matarla! e insultarla, no hice ninguna de las dos. El frío fue recurrente en esas 4 horas en las que me ausente de mi departamento, nada tenía que hacer o mejor dicho solo deseaba viajar.
De repente, y para mi placer, lo más interesante fue que casi atropelló el conductor de nuestra movilidad a un motociclista (hubiera deseado ser alguno de los dos). Nada más, nada menos, todo fue un acto de estupidez...De regreso, solo pensaba en porqué decidí ir, un viaje era la motivación, pero no era el tipo de viaje...Deseaba estar en el departamento con la TV mirando hacia la pared y yo tratando de renovarme...quería tomar unos buenos mates, tranquilo en soledad y pensando hacia dónde me llevará leer "en el camino" del autor que conocemos...mi compañera viaja, recorre las rutas de este país y yo sentado agrandando mi culo, mi enorme culo...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No es la peor poesía de la historia... sí un buen mecanismo de propaganda....

Mr. Sopen & Sergio Rios dijo...

Eso!...(aclaro: "eso" es la muletilla que me acompaña en estos momentos)
La propaganda!
Va muy bien...hasta casi me la creo.